Buscar solución al evidente problema de los accidentes de circulación, dotando al alumno/a en las diferentes etapas educativas que abarca el proyecto, de unas pautas de entrenamiento para la adquisición de unos hábitos y unas actitudes apropiadas, para el adecuado comportamiento personal y vial, en su condición de peatón, viajero y conductor.
El alumno de éste ciclo debería consolidar comportamientos como peatón autónomo. Durando esta edad el niño se inicia a realizar él solo pequeños recorridos dentro de barrio, por lo que es necesario reforzar comportamientos y actitudes necesarias para la adquisición del sentimiento vial responsable.
En esta etapa el niño tiene las facultades psicomotrices más desarrolladas, aunque no en su totalidad, con pensamientos muy activos. Adquiere una mayor interacción dentro del grupo social acercándose a un pensamiento adulto.
A partir de la edad de ocho años adquiere plenamente el concepto de velocidad, primordial para cruzar de forma segura una vía.
La situación actual de las tecnologías y de las comunicaciones es el terreno ideal para desarrollar toda una serie de habilidades en los alumnos, en las relaciones entre ellos y en las relaciones de ellos con el profesor y el mundo. El uso creativo de la multitud de herramientas y de los inmensos repertorios de datos que hoy día están a disposición de todos en la Red puede ayudar a la creación de auténticos ciudadanos digitales.

Uno de los objetivos de esta Unidad Didáctica es sugerir usos de los recursos existentes para crear saber en la web y para trabajar en colaboración.